Cómo enseño a mi hijos a ser independiente?

independienteLa autonomía es una capacidad que desarrollamos los seres vivos, en especial los mamíferos posteriores a un tiempo de dependencia con los progenitores, nos referimos a la capacidad de tomar decisiones sin intervención de otra persona o ser, para lo cual se necesitará: criterio.

Los seres humanos a diferencia de otros mamíferos tardamos mucho más en adquirir esta autonomía, debido a que la protección de los padres varía de cada familia, incluso de cada cultura o condición socio económica; En algunos casos se les permite a los niños tomar decisiones desde temprana edad y en otras ni siquiera se les permite en la adultez, por ello es importante definir a qué edad debe iniciarse y a qué edad se espera esté intrínsecamente en la conducta humana, para no caer en los extremos.

Sin embargo, antes de indicar su periodo de formación, debemos aclarar por qué es importante formar la autonomía?, en principio porque es una capacidad que permite el auto reconocimiento, la auto valoración y confianza en si mismo, tener autonomía nos permite tomar decisiones que vengan desde dentro y no por influencias externas, al menos en la medida menor posible, esta capacidad de decidir qué ropa usar, qué música escuchar, qué comida comer, qué trabajo realizar, qué amigos tener, qué religión practicar, (si se desea practicar una), qué  lugares visitar, etc. Es un abanico de posibilidades que tiene que ver con los valores y con la personalidad, con las posibilidades como con el acceso a las mismas, lo importante es que cada persona pueda decidir cada aspecto de su vida siendo fiel a si mismo y de forma asertiva con el medio exterior.

Ilustrando un poco esta postura, imagine que un día le obliguen a trabajar en una profesión u oficio que ud no eligió, lo obliguen a casarse con la persona que eligió alguien mas, que esté obligado a vestir de una forma que a ud no le agrada, comer o escuchar la música que no disfruta, vivir en un lugar desagradable para ud.; por supuesto que a todos imaginar este escenario nos crea disgusto, una sensación que vivo la vida de otros y no la mía, ser fiel a otros y no a mi mismo…y esto nos hace sentir “inconformes” , “infelices”….ahora preguntémonos deseamos para nuestros hijos e hijas esto?, podría asegurar que todos los que somos padres, deseamos que nuestros hijos sean felices y alejarlos de un escenario como este, aún asi hay muchos padres que creen saber qué es lo que sus hijos necesitan y no les permiten decidir aún cuando ya tenga la edad para hacerlo.

Para evitar esto, debemos iniciar cerca de la primera infancia (3 años) a desarrollar la capacidad de tomar propias decisiones y permitir gradualmente de acuerdo a la edad, que los niños y niñas desarrollen actividades y tengan participación genuina, voluntaria y responsable en sus decisiones, para esto debemos desarrollar la capacidad de escucharse a si mismo, siendo ser responsables con el medio.

Inicie consultando, el lugar donde prefiere comer, la ropa que prefiere usar (enseñando el atuendo adecuado para el lugar) la película que desea ver,  el juguete que desea usar, pregunte por qué eligió a esos amigos, ayudándolo a ser consciente de sus elecciones, así se sentirá respetado, cuando el elija algo de lo cual después se arrepienta ayúdele a comprender que si fue su elección debe asumir la responsabilidad y afrontarla (solo asi será más observador la próxima vez), cuando son mas grandes (7-9 años) no resuelva por él o ella, ayúdelos a ver las posibilidades, pero permítale elegir para que reconozca su capacidad de elección, esto además desarrollará mucha más confianza en si mismo.

Dentro de un campo laboral, vida personal y sentimental las personas con la capacidad de elegir por si mismas son mucho más felices, ayude a su hijo o hija a convertirse en ese adulto capaz de auto gestionar su vida.

Hasta los 16 años, que es donde se terminan de formar aspectos de personalidad el joven está listo para tomar algunas de las decisiones más importantes de su vida, ayúdelo a crear un proyecto de vida personal, no incluya aspectos inconclusos de su vida o su propio criterio, cada joven debe tomar sus decisiones y asumirlas, eso lo convertirá en un adulto y se llama: madurez.