Educar. Para qué?

leyendo-con-papaVivir es gozar, aceptar, afrontar, amar y compartir….porqué entonces enseñamos a nuestros niños a leer y a escribir?, sin importar si ellos necesitan jugar, porqué les enseñamos a callar? Sin importar si necesita expresar lo que siente, porqué le enseñamos a cuidar sus pertenencias, no importando si otros la necesitan, porqué le enseñamos a ser feliz cuando hay juguetes o regalos en vez de mostrar un bello amanecer para que disfrute del verdadero milagro de la vida.

Porqué enseñamos a nuestros niños y niñas a repudiar sus fallas y la de los demás como algo inadmisible, en vez de mostrarles como cada desacierto es una oportunidad de aprender y ver cada falta de los demás como una oportunidad de tolerancia y amar a otro con sus propias características.

Porqué no les enseñamos a afrontar la consecuencia de sus actos mostrándoles como ser responsable de sus decisiones en vez de enviarlo a su cuarto con un castigo físico, humillado y avergonzado.

Cuando castigamos a un niño por las decisiones que toma, sean estas acertadas o no, estamos matando drásticamente su creatividad, su ingenio, su voluntad, su pro-actividad, en cambio, si les mostramos la consecuencia de la decisión que han tomado aprenderán a que pueden siempre hacer uso de su ingenio y a creer en si mismos.

Lo esencial estimados padres de familia es despertar para estar conscientes del rol maravilloso pero trascendental que significa ser padre o madre, pues además de proveer lo material necesario para el crecimiento de un bebé, el afecto es fundamental.

Finalmente comparto con uds dos aspectos a valorar a la hora de educar para trascender:

La primera es: Proveer a los niños y niñas solo de lo que necesiten, enseñándoles que en la adquisición de bienes materiales no está la felicidad y que esto no es sinónimo de éxito.

La segunda: NO imponer nuestras creencias como únicas, es fundamental dentro de una educación que trasciende, que enseñemos a nuestros niños y niñas a formar su propia convicción de las cosas, no limitemos sus pensamientos geniales, diciéndoles como hacer las cosas, como resolver sus problemas, permitámosle ser protagonistas de sus vidas, la sobre protección es una forma de agresión, a los niños les gusta sentir que pueden, que lo logran que son capaces, anímeles a ello para que en su vida adulta sean felices con lo que hagan con su vida.

Lo trascendental de la educación es enseñar a vivir y recuerde que la mejor forma de enseñar es haciendo!